CONVICCIÓN, COMPROMISO Y CARÁCTER PDF Print E-mail

1. La Convicción y el Compromiso.

La convicción que tengamos en algo nos llevará a comprometernos en eso. Nadie se compromete si primero no sé esta convencido en lo que se hace. Y el compromiso producirá carácter en nosotros para permanecer y realizar nuestras convicciones.

El apóstol Pablo habló de la convicción que tenía cuando dijo: “estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”. Filipenses 1:6

Si tengo una convicción, tendré un compromiso. Compromiso es tener una responsabilidad u obligación. Se conoce de lo que estoy convencido por el compromiso que adquiero. Por ejemplo: la convicción del amor a una mujer lleva a un compromiso matrimonial; de igual forma, la confianza en mi salvación conlleva el compromiso de vivir como Dios pide. También sucede así con el servicio a Dios: si estoy persuadido de la vocación me comprometeré a servirlo.  

     Compromiso es una obligación contraída voluntariamente. El amor es un compromiso. La vida sin compromiso no llega a nada. Hay que pasar los inviernos para llegar a las primaveras de la vida.  Cuando adquiero un compromiso adquiero constancia en lo que hago. Tener rutinas no es malo. Dios mismo estableció rutinas como la que hay cada día cuando sale el sol por el mismo lugar; nuestro corazón y nuestros pulmones trabajan con la misma rutina todos los días, y el día que la rompan sufriremos gravemente. Igual es en los grupos. Debemos adquirir obligaciones que nos llevan a ser constantes y perseverantes en algo, hasta terminar la obra a la que el Señor nos llamó.

    La perseverancia y la persistencia son el resultado del compromiso en algo. Filipenses 3:12 dice: “No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.” Pablo no era ya quien debía ser, no era perfecto, pero seguía adelante. Para crecer hay que hacer. El premio se encuentra en la meta, al terminar, no en el inicio. No se llega a la meta sin compromiso.

     Tener convicción, compromiso y carácter es comenzar algo, continuarlo y concluirlo. Uno no puede terminar y mucho menos continuar si no tenemos clara la meta. No debemos tenerle miedo a las metas, preocupémonos cuando nos las hallemos. Dios es un Dios de metas. El hecho de no llegar a algo no quiere decir que no debamos continuar.

2.  El Servicio Requiere De Carácter
Dios quiere que le sirvamos en medio del trabajo en que nos ocupamos. Para esto se requiere de carácter. Un mensaje equivocado es el que dio el Faraón a Moisés: “quieren servir porque están ociosos”. Eso es ofrecerle a Dios nuestro tiempo de ocio, lo que nos sobra.
    El apóstol Pablo exhortó al joven Timoteo a tener carácter para testificar: “Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo...” 2 Timoteo 1:8-12.
     Aún cuando Pablo estaba en la cárcel como si fuera un malhechor, su discípulo no debía avergonzarse de dar testimonio de él. De igual forma no debemos avergonzarnos de dar testimonio de nuestro Señor ni de nuestro Pastor. Estar seguro en el ministerio es estar convencido por Dios de permanecer en una iglesia bajo un líder o un pastor hasta el fin. Pablo sigue diciendo: “Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.” Nuestros compromisos están donde están nuestras convicciones. El apóstol estaba seguro en medio de los momentos de prueba que vivía, en prisión y persecución, y esto le daba plena seguridad y estabilidad en medio de la aflicción.
       Pablo estaba tan comprometido en el ministerio que hablaba del evangelio como propio. Hasta sufría por él. Él formó carácter en medio de las adversidades. Dios siempre permanece fiel, y tener fidelidad es tener compromiso.

a.  Dios nos forma el carácter a través del compromiso de ser constantes en medio de las pruebas y adversidades. Somos formados cuando llega el momento en que se prueba nuestra convicción. Pablo soportaba por amor de los escogidos. El amor se prueba cuando se soporta por otros, no en medio de los besos o abrazos.

3.    La visión forma carácter.

     Dios nos forma en medio del trabajo de grupos al tener compromiso en lo que hemos creído. Debemos formar carácter:
•    Para amar cuando no fui amado.
•    Para proseguir en medio de tormentas.
•    Para permanecer en una Igho. Grupo de Nueva Mujer, Grupo de Amigos o célula a pesar de los problemas.
•    Para terminar la universidad que inicié.
•    Para vivir feliz en un matrimonio, mientras más avanza el tiempo.
•    Para ofrecer y no demandar
      Cristo nos hace libres de complejos, pero no se compadece de nosotros por ellos. La autocompasión es muchas veces una excusa para no formar carácter.
Gálatas 2:20 dice: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” Cristo nos amo y lo demostró al morir por nosotros. Su compromiso lo llevó a entregarse hasta la muerte.

a.  Pablo permaneció en la iglesia a pesar de la persecución. Las persecuciones llegan solas, no hay que buscarlas. Quienes dejan el compromiso pierden el carácter, pues el compromiso produce carácter. Las adversidades y las pruebas en Pablo formaron carácter en él. Él pudo haber dicho que ya no seguía, pero continuó alcanzando las metas. En vez de rendirse él dijo: “...he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”  Filipenses 4.11-13

b. A vivir contento en medio de cualquier situación se aprende. En la escasez y en la abundancia se debe aprender se puede ser feliz.  El Señor formó carácter en Pablo, por eso él pudo decir: ”¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.  Romanos 8.35-39.

 c.  A Pablo nada lo separó del amor de Cristo y lo pudo decir porque lo había vivido. Ni los peligros de muerte, ni la persecución, ni el tercer cielo ni nada lo separó de ese amor porque estaba comprometido con Cristo.
    Tener dones y talento no debe impedir formar el carácter ni podemos justificarnos detrás de ellos. Tener carácter es dar el fruto del Espíritu y Jesús dijo que no somos conocidos por los dones sino por los frutos. Los dones son instantáneos, los frutos deben formarse.

Conclusión
      Permanecerás en algo según tu convicción. Cuando tú estas convencido de algo, seguramente te comprometes con ello. El mantener un compromiso crea carácter y saca lo mejor que hay en ti.  Si crees realmente en el llamado que Dios te ha hecho, comprométete a cumplirlo. Mientras vas en el camino, Dios formará al carácter en ti que Él quiere y que tú necesitas.
 

Subscribete a nuestro Newsletter Semanal

Devocionales, noticias, musica, vidoes y mucho mas.

Reuniones & Eventos

No events
Que edad tienes?
 
Visitors: 9629966
© 2014 IGLESIA CRISTIANA VERBO CANADA - TORONTO, MISSISSAUGA, MONTREAL, VANCOUVER
Design: Reinhard Productions